¿Cómo hacer una limpieza periodontal?

en la categoría Salud dental
cómo hacer una limpieza periodontal

En el mundo de la odontología, la limpieza periodontal ocupa un lugar crucial en el mantenimiento de una salud bucal óptima. En este artículo, exploraremos en detalle cómo hacer una limpieza periodontal, paso a paso, para comprender su importancia y beneficios para la salud oral.

Para lograr una salud óptima de la boca y conseguir la sonrisa deseada, es fundamental contar con el apoyo de profesionales cualificados. En Martínez Rioboo, una clínica dental ubicada en el corazón de A Coruña, nuestros expertos en odontología ofrecen servicios de limpieza periodontal de alta calidad para garantizar la salud y el bienestar de nuestros pacientes.

¿Qué es la limpieza periodontal y en qué se diferencia de la limpieza ordinaria?

La limpieza periodontal es un procedimiento dental profundo que se realiza para eliminar la acumulación de placa y sarro tanto en la superficie de los dientes como debajo de la línea de las encías. Estas acumulaciones pueden causar inflamación de las encías y, si no se trata, puede progresar a enfermedades periodontales más graves como la periodontitis.

Por otro lado, la limpieza regular o profilaxis dental es un procedimiento más superficial que se realiza de manera rutinaria para eliminar la placa y el sarro de la superficie de los dientes y en áreas de difícil acceso. Aunque la limpieza regular es importante para mantener la salud bucal y prevenir la acumulación de placa, no aborda la acumulación debajo de las encías ni el alisado de las raíces como lo hace la limpieza periodontal.

La importancia de una limpieza periodontal en profundidad

La limpieza profunda juega un papel fundamental en la prevención de enfermedades periodontales. Esto se debe a su capacidad para eliminar la placa bacteriana y el sarro que se acumulan tanto en la superficie de los dientes como debajo de la línea de las encías. Estos depósitos son responsables de la inflamación de las encías, conocida como gingivitis, que es el primer estadio de las enfermedades periodontales.

Cuando la placa y el sarro no se eliminan de manera efectiva a través de la higiene bucal regular, pueden provocar la acumulación de bacterias que irritan e infectan las encías. Con el tiempo, esta inflamación persistente puede dañar los tejidos blandos y óseos que sostienen los dientes, lo que lleva a enfermedades periodontales más graves como la periodontitis.

La limpieza profunda, también conocida como raspado y alisado radicular, permite eliminar completamente la placa y el sarro, incluso en áreas difíciles de alcanzar debajo de las encías. Además, durante este procedimiento, se suavizan las superficies de las raíces de los dientes para prevenir la acumulación futura de placa y facilitar la adhesión de las encías al diente.

Al mantener una boca limpia y libre de placa bacteriana, la limpieza profunda ayuda a prevenir la progresión de la enfermedad periodontal y a mantener la salud bucal a largo plazo. Por lo tanto, es importante realizar regularmente limpiezas profundas para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades periodontales y mantener una sonrisa saludable y funcional.

¿Cómo se lleva a cabo este procedimiento?

La limpieza periodontal, se lleva a cabo en varias etapas para garantizar una limpieza profunda y completa de los dientes y las encías:

  1. Exploración inicial. Antes de comenzar la limpieza periodontal, el odontólogo o higienista dental realizará una exploración inicial para evaluar el estado de salud bucal del paciente. Esto puede incluir la toma de radiografías, para identificar la presencia de placa y sarro debajo de las encías y también un sondaje periodontal para medir la distancia entre el margen gingival y base del surco periodontal para conocer grado de destrucción tejido óseo y encías.
  2. Anestesia local (si es necesario). En algunos casos, especialmente si se requiere un tratamiento profundo, se puede administrar anestesia local para garantizar la comodidad del paciente durante el procedimiento.
  3. Eliminación de placa y sarro. Consiste en la eliminación de la placa bacteriana y el sarro de las superficies dentales y debajo de la línea de las encías. Esto se realiza utilizando instrumentos especializados, como curetas dentales y ultrasonidos, que permiten raspar y eliminar la acumulación de placa y sarro de manera efectiva.
  4. Alisado de las raíces. Después de eliminar la placa y el sarro, se procede a alisar las superficies de las raíces de los dientes. Esto se realiza para eliminar cualquier irregularidad que favorezca la acumulación futura de placa bacteriana y para facilitar la adhesión de las encías al diente.
  5. Irrigación y limpieza final. Una vez completado el raspado y alisado radicular, se realiza una irrigación para eliminar los residuos y bacterias restantes. Luego, se realiza una limpieza final para asegurarse de que todas las áreas estén limpias y libres de placa y sarro.
  6. Instrucciones de cuidado en el hogar. Finalmente, el odontólogo o higienista dental proporcionará al paciente instrucciones detalladas sobre cómo mantener una buena higiene bucal en casa. Incluye técnicas de cepillado y uso de hilo dental, así como la importancia de programar visitas de seguimiento regulares.
cuidados posteriores a la limpieza periodontal

Cuidados posteriores a la limpieza periodontal

Después de una limpieza periodontal, es esencial mantener una estricta rutina de higiene bucal. Se debe cepillar los dientes al menos tres veces al día con un cepillo nuevo para evitar las bacterias del viejo y utilizar hilo dental o cepillos interdentales para limpiar entre los dientes y debajo de la línea de las encías.

Además, se recomienda evitar comidas y bebidas que puedan irritar encías recién tratadas, como alimentos duros o crujientes o muy condimentados, bebidas calientes o frías.

Asimismo, es importante evitar fumar y consumir alcohol durante unos días después del procedimiento, ya que estos hábitos pueden retrasar la cicatrización de las encías y aumentar el riesgo de complicaciones.

Es fundamental seguir las indicaciones proporcionadas por el odontólogo o higienista dental después de la limpieza periodontal. Esto puede incluir el uso de enjuagues bucales especiales, medicamentos recetados o citas de seguimiento para evaluar la progresión de la recuperación. Además, se recomienda programar citas regulares con el dentista para vigilar la salud de las encías y detectar cualquier enfermedad periodontal en etapas tempranas.

OTROS ARTÍCULOS