Flemón dental: prevención y tratamientos

en la categoría Salud dental
flemón dental

El flemón dental es una afección que puede causar gran malestar y complicaciones si no se aborda a tiempo. En Martínez Rioboo, tu clínica dental ubicada en el corazón de A Coruña, comprendemos la importancia de la prevención y el tratamiento adecuado de esta condición para garantizar la salud bucal de nuestros pacientes.

A medida que exploramos este tema, nos centraremos en proporcionar información útil y práctica para ayudarte a comprender mejor cómo prevenir la aparición de flemón dental y qué pasos seguir si ya estás experimentando sus síntomas. Desde consejos sobre higiene bucal hasta la importancia de las visitas regulares al dentista, te guiaremos a través de los aspectos esenciales para mantener una sonrisa saludable y libre de complicaciones.

¿Qué es el flemón dental?

El flemón dental, conocido también como absceso dental, es una complicación bucal seria y dolorosa que se desarrolla como resultado de una infección bacteriana. Este tipo de absceso se forma cuando las bacterias penetran en el tejido blando de la boca, ya sea a través de una caries no tratada, una lesión en la encía o un conducto dental infectado.

Una de las características más distintivas del flemón dental es la presencia de una acumulación de pus en el área afectada. Esta, puede provocar hinchazón, enrojecimiento y sensibilidad extrema en las encías y los tejidos circundantes. Además del dolor intenso, es posible que los pacientes experimenten un aumento de la temperatura localizada, lo que puede dar lugar a fiebre en casos más severos.

Es importante destacar que el flemón dental no solo afecta a los dientes, sino que también puede extenderse a otras áreas de la boca, incluyendo las encías, los huesos y los tejidos faciales. Si no se trata a tiempo, esta infección puede causar daños permanentes en los dientes y el tejido circundante, así como complicaciones sistémicas si la infección se propaga a otras partes del cuerpo. Por lo tanto, es fundamental buscar atención dental inmediata.

Flemón o absceso dental: causas

El flemón dental puede surgir como resultado de diversas causas y factores de riesgo, siendo la principal la presencia de una infección bacteriana. Otras de las causas más habituales son:

  • Caries no tratadas. Las caries que no se tratan adecuadamente pueden permitir que las bacterias penetren en el diente y alcancen los tejidos blandos de la boca, dando lugar a la formación de un absceso.
  • Lesiones en las encías. Las lesiones en las encías, ya sea por traumatismos o por una enfermedad periodontal como la gingivitis o la periodontitis, pueden facilitar la entrada de bacterias en el tejido gingival y provocar la formación de un flemón dental.
  • Tratamientos dentales previos. Los tratamientos dentales previos, como las endodoncias o las extracciones dentales, pueden aumentar el riesgo de desarrollar un flemón dental si no se llevan a cabo correctamente o si se produce una infección posteriormente.
  • Malos hábitos de higiene bucal. La falta de una adecuada higiene bucal, incluyendo el cepillado insuficiente, el uso irregular del hilo dental y la falta de visitas regulares al dentista, puede favorecer la acumulación de placa bacteriana y el desarrollo de infecciones en la boca.
  • Fisuras en los dientes. Una fractura en un diente puede producirse por diversos factores, como golpes, bruxismo o sobremordida. En cualquier caso, dejan un hueco por el que se pueden colar las bacterias causantes del flemón dental.

Otros factores de riesgo incluyen el tabaquismo, la mala alimentación, el estrés y un sistema inmunológico debilitado. Es importante tener en cuenta estos factores y tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de desarrollar un flemón dental y otras complicaciones bucales.

Señales de alerta

Reconocer las señales de alerta del flemón dental es crucial para buscar atención dental adecuada y prevenir complicaciones graves. Algunos síntomas comunes que pueden indicar su presencia incluyen dolor intenso y persistente en el área afectada, que puede ser pulsátil o sordo. Además, puede haber hinchazón en la cara, mejilla o cuello, que puede ser visible o palpable al tacto.

La sensibilidad extrema al morder o masticar, especialmente alrededor del diente o la encía afectada, también puede ser un signo de flemón dental. Asimismo, es común observar enrojecimiento e inflamación de las encías y los tejidos circundantes, así como la presencia de una protuberancia o absceso visible en la encía, que puede estar acompañada de pus.

Otros síntomas incluyen mal aliento persistente, incluso después de cepillarse los dientes o usar enjuague bucal, y fiebre y malestar general, que pueden indicar una infección sistémica causada por el flemón dental. Es importante tener en cuenta que no todos los casos de flemón dental presentarán todos estos síntomas, y su gravedad puede variar entre pacientes.

flemón dental tratamientos drenaje

Prevención y tratamientos

La prevención juega un papel fundamental en la gestión del flemón dental y la salud bucal en general. Mantener una buena higiene oral es clave para prevenir la formación de abscesos dentales. Esto incluye cepillarse los dientes al menos tres veces al día con un cepillo de dientes de cerdas medias y utilizar hilo dental o cepillos interdentales diariamente para eliminar la placa bacteriana y los restos de alimentos que pueden quedar atrapados entre los dientes.

Asistir a chequeos dentales regulares, como en la clínica dental Martínez Rioboo, es otra medida preventiva crucial. Los exámenes dentales periódicos permiten detectar y tratar problemas dentales antes de que se conviertan en complicaciones más graves.

En cuanto a los tratamientos, la opción adecuada dependerá de la gravedad y la causa del flemón dental. En casos leves, el tratamiento puede implicar la prescripción de antibióticos para eliminar la infección y reducir la inflamación. Además, se pueden recomendar enjuagues bucales antimicrobianos para ayudar a combatir la infección y aliviar el malestar.

En casos más graves, puede ser necesario realizar un drenaje del absceso para eliminar el pus acumulado y aliviar la presión en el área afectada. Este procedimiento se realiza en la clínica dental bajo anestesia local y suele proporcionar alivio inmediato del dolor y la hinchazón.

En situaciones en las que la causa del flemón dental está relacionada con una caries dental, un conducto radicular infectado u otras afecciones dentales, puede ser necesario realizar tratamientos dentales específicos, como endodoncias, extracciones dentales o limpiezas profundas de las encías.

Es importante recordar que la automedicación y el tratamiento casero NO SON ADECUADOS para el flemón dental y pueden empeorar la situación. Si experimentas síntomas de flemón dental, es fundamental buscar atención profesional lo antes posible para recibir un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

OTROS ARTÍCULOS