Sensibilidad dental: síntomas y tratamientos para combatirla

en la categoría Salud dental
sensibilidad dental

La sensibilidad dental, un malestar que afecta a un gran número de personas en todo el mundo, se convierte en una de las áreas de actuación de muchas clínicas odontológicas. Se trata de una dolencia que causa molestias que van desde un dolor agudo hasta dolor persistente al ingerir alimentos o bebidas frías, calientes, dulces o ácidas.

En la Clínica dental Martínez Rioboo, ubicada en la histórica Ciudad Vieja de A Coruña, estamos comprometidos con el bienestar bucal de nuestros pacientes. En este artículo, profundizaremos en los síntomas de la sensibilidad dental, las posibles causas y los tratamientos efectivos que ofrecemos para aliviar este problema.

¿Qué es la sensibilidad dental?

Como decíamos anteriormente, la sensibilidad dental es una condición común que se caracteriza por experimentar molestias o dolor agudo en los dientes ante estímulos específicos, como alimentos fríos, calientes, dulces o ácidos, así como durante actividades cotidianas como el cepillado dental. Este fenómeno se produce cuando la capa más interna del diente, conocida como dentina, queda expuesta, permitiendo que estímulos externos lleguen hasta la pulpa dental, donde se encuentran los nervios.

La dentina contiene diminutos túbulos que están conectados directamente con la pulpa dental. Cuando estos túbulos quedan expuestos debido a factores como la pérdida de esmalte, retracción de las encías o desgaste de las piezas, estos factores externos pueden estimular los nervios, generando sensaciones de dolor o molestia.

Principales causas de la sensibilidad dental

Antes de adentrarnos en las causas de la sensibilidad dental, es importante destacar que estas pueden actuar de manera combinada, y pueden ser el resultado de la interacción de varios factores. Además, la sensibilidad dental puede producirse por diversos motivos, y su origen puede variar según la situación dental de cada persona. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Erosión del esmalte: la pérdida de la capa protectora externa de los dientes, conocida como esmalte, puede exponer la dentina subyacente, aumentando la sensibilidad.
  • Recesión de las encías: cuando las encías se retraen, las raíces de los dientes quedan expuestas, lo que puede llevar a la sensibilidad dental. La retracción de las encías puede ser causada por enfermedades periodontales, el envejecimiento o un cepillado dental demasiado vigoroso.
  • Bruxismo: el rechinar de dientes, ya sea durante el día o la noche, puede desgastar el esmalte dental exponiendo la dentina y retracción de la encía, causando sensibilidad.
  • Consumo excesivo de alimentos ácidos: la ingesta frecuente de alimentos y bebidas ácidas puede erosionar el esmalte con el tiempo, aumentando la sensibilidad.
  • Cepillado dental incorrecto: el uso de cepillos de dientes con cerdas duras o una técnica de cepillado agresiva, también puede contribuir a la pérdida de esmalte dental.
  • Tratamientos dentales recientes: después de procedimientos como la limpieza dental, blanqueamiento o la colocación de empastes, algunas personas pueden experimentar sensibilidad temporal.
  • Infecciones: las infecciones en la pulpa dental pueden provocar inflamación y, por lo tanto, sensibilidad en los dientes afectados.
  • Caries: las caries pueden provocar la formación de agujeros en los dientes, permitiendo que los estímulos lleguen directamente a los nervios dentales, causando sensibilidad.
  • Factores genéticos: la predisposición genética también puede influir en la sensibilidad dental, haciendo que algunas personas sean más propensas a desarrollar este problema.
principales causas sensibilidad dental

¿Cómo actuar ante los síntomas provocados por la sensibilidad dental?

Existen diversas maneras efectivas para abordar la sensibilidad dental, y la elección del tratamiento dependerá de su causa. Desde la Clínica dental Martínez Rioboo queremos presentarte algunos de los tratamientos más efectivos para combatirla:

Uno de los enfoques más comunes es el uso de dentífricos, geles y colutorios desensibilizantes. Estos productos, formulados con compuestos como el nitrato de potasio o fluoruros, buscan bloquear los túbulos de la dentina, reduciendo así la transmisión de estímulos al nervio dental y aliviando la sensibilidad.

Otro tratamiento efectivo es la aplicación de barnices de flúor en la clínica dental. Este procedimiento fortalece el esmalte, proporcionando una capa protectora que contribuye a reducir la sensibilidad. Para situaciones en las que la retracción de las encías ha expuesto las raíces dentales, los selladores dentales son una opción válida. Estos selladores son aplicados para cubrir y proteger las áreas sensibles, ayudando a mitigar la sensibilidad dental.

En otros casos, donde el diente está dañado por caries, desgaste del esmalte o abrasiones o erosiones del esmalte, se procede a la obturación de la pieza dañada. 

No obstante, en casos más severos, como aquellos en los que la sensibilidad está vinculada a problemas en la pulpa dental, se puede recurrir a tratamientos de conducto. Este procedimiento implica la eliminación de la pulpa inflamada o infectada para aliviar la sensibilidad y preservar el diente. Asimismo, la colocación de coronas dentales puede ser recomendada para proteger y fortalecer los dientes afectados por pérdida de estructura dental o erosión del esmalte.

Consejos para adoptar medidas preventivas

La prevención juega un papel crucial en la gestión de la sensibilidad dental. Adoptar medidas preventivas puede ayudar a evitar la exposición de la dentina y reducir el riesgo de desarrollar sensibilidad dental.

  • Mantener una buena higiene bucal: cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental ayuda a prevenir todo tipo de problemas dentales.
  • Moderar el abuso de alimentos ácidos: ya hemos visto que abusar de comidas y bebidas ácidas pueden desgastar el esmalte, por lo tanto, una buena medida preventiva es disminuir la ingesta de este tipo de alimentos.
  • Usar un cepillo de dientes suave: utilizar un cepillo de cerdas medias, junto con un adecuado cepillado protege el esmalte dental y evitando la retracción de encías.

Sin embargo, la mejor medida de prevención contra la sensibilidad dental y cualquier otro mal que afecte a nuestra boca, es realizar visitas periódicas al dentista. La sensibilidad dental puede ser un problema molesto, pero con la atención adecuada y los tratamientos disponibles en la Clínica Dental Martínez Rioboo, es posible aliviar el malestar y mejorar la calidad de vida. No dudes en programar una

OTROS ARTÍCULOS